Inicio         LASE         Actividades         Editoriales         Artículos         Galería         Contáctenos
 

 
Segunda Caminata Urbana Jane´s Walk Guayaquil
Por segundo año consecutivo se realizará en la ciudad de Guayaquil la Caminata Urbana inspirada en el legado de Janes Jacobs, denominada "
Todos formamos parte de la ciudad y la construimos día a día al caminar por la calles, en un centro comercial, parque o malecón, también al conducir o ir en bus o taxi por las avenidas.
 
Luis Ainstein - Rómulo Pérez
Instituto Superior de Urbanismo, Territorio y Ambiente / Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo / Universidad de Buenos Aires

Dinámicas de urbanización difusa de la Región Urbana de Buenos Aires - PRIMERA PARTE
2014-02-10 10:02:05


Dinámica poblacional de la Región Urbana de Buenos Aires 


La delimitación espacial / jurisdiccional adoptada en el presente trabajo, a la que denominamos Región Urbana de Buenos Aires (R.U.B.A.), remite al criterio oportunamente sustentado por Susana Kralich (Kralich, 2012). El mismo propone la conveniencia de incluir en la delimitación de la Aglomeración todas las jurisdicciones conectadas con servicios regulares de transporte público masivo con la Ciudad Central de la misma. Como consecuencia, el total de jurisdicciones locales involucradas alcanza el número de 44. A partir de tal criterio, y en función de la hipotética significación diferencial del comportamiento estructural -y, por ende, poblacional- de cada una de las mismas, como habremos de ver, hemos diferenciado a los efectos analíticos una jurisdicción local singular -la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Ciudad Central de la Aglomeración- y un conjunto de  agregados jurisdiccionales: Primera, Segunda y Tercera Coronas suburbanas, así como sendos Periurbios, uno Cercano y otro Lejano.


El encuadramiento temporal adoptado, por su parte, se refiere al período definido por el conjunto de censos nacionales de población relevados a partir del año 1947. Es durante tal período que se concreta un proceso de crecimiento muy vigoroso de la Aglomeración -aunque no tan intenso como el que la caracterizase durante el último tercio del siglo XIX- y aquél en el cual la misma se constituye en sede de las transformaciones de mayor entidad que explican su devenir histórico reciente.

Durante el período de 63 años señalado, el crecimiento poblacional total de la R.U.B.A. ha sido de poco más del 200%, al alcanzar un volumen de casi 15 mill/hab durante 2010, a partir de los casi 5 mill de 1947. Es decir que durante tal período ha tenido lugar un incremento poblacional promedio del 31,9% por cada década transcurrida. Como veremos, sin embargo, tal valor ha distado de resultar homogéneo tanto desde el punto de vista temporal como espacial.

Una primera observación se refiere al nivel de participación de la población de la Aglomeración en el del agregado nacional, o Índice de Primacía Absoluta. Durante 1947, el mismo se ubicaba en el 31,2%, para alcanzar en el período que consideramos un máximo del 39,8% durante 1970. A partir de entonces los valores reconocen una somera disminución, pasando por un mínimo del 36,6% durante 2001, para elevarse nuevamente al 37,3% durante 2010. Es decir que durante nuestro entorno analítico, el ciclo de dinámica creciente del mencionado índice se ha concretado a través de un incremento del nivel de participación del 27,6% en las dos décadas extensas transcurridas entre 1947 y 1970, y otro de declinación posterior, del 6,3% hasta el año 2010.

Una segunda observación se refiere al Índice de Primacía Relativa de la Aglomeración frente a las dos que la suceden en el orden poblacional de la red urbana nacional-Rosario y Córdoba en el caso de 1947-. Vemos que la primera, con casi 0,46 mill/hab se ubicaba casi 11 veces por debajo de la Aglomeración Buenos Aires, en tanto la segunda, con casi 0,37 mill/hab, lo hacía 13,4 veces. Durante 2010, con una inversión en el orden de prelación relativa entre las mismas, Córdoba y Rosario, con poco más de 1,3  y casi 1,2 mill/hab respectivamente, se ubicaban en niveles de alrededor de once y trece veces por debajo del nivel de poblamiento de la R.U.B.A.[1]

Puede concluirse entonces que los niveles de primacía poblacional absoluta y relativa a favor de la Aglomeración Buenos Aires vigentes en la red urbana nacional han resultado ostensibles y relativamente sostenidos en el período que consideramos.  Desde el punto de vista de la dinámica poblacional interna de la Aglomeración, resultan significativos un conjunto de señalamientos, a saber:

1. en cuanto al volumen de poblamiento de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (C.A.B.A.)  durante el período completo considerado, se constata que entre 1947 y 1991 -un lapso muy dinámico de más de cuatro décadas- el mismo se ha mantenido encuadrado entre 2,9 y 3 mill/hab. A partir de entonces se ha producido, primero, una disminución del 6,4% durante el período intercensal 1991/2001, para recuperar en la década siguiente el 4,1% del valor del año base;  

2. en el escenario de crecimiento poblacional global de la R.U.B.A. señalado más arriba, y como consecuencia de la relativa estabilidad de ese carácter de la C.A.B.A. reseñada en el párrafo que antecede, un segundo señalamiento se refiere al sostenido descenso en el nivel de participación poblacional de la última frente al escenario de la Aglomeración en su conjunto. El mismo, que durante 1947 alcanzaba el 60%, se ha ubicado en el 19,3% durante 2010. A lo largo del período, resulta particularmente destacable la disminución de un 1,6 %/año durante el ciclo intercensal 1947/1960 -que puede explicarse a partir del muy intenso proceso de suburbanización del período, como veremos más abajo-, para reducirse a poco más de la mitad -0,7 %/año- ya en el siguiente período intercensal, y valores todavía menores en los subsiguientes;

3.  la dinámica relativa de poblamiento de cada una de las tres Coronas suburbanas ha resultado bien diversa a lo largo del período que consideramos. Así, la Primera ha tenido un sostenido período de crecimientos absolutos entre 1947 y 1991, una somera declinación entre ese año y el 2001, y un nuevo crecimiento sustantivo hasta 2010. Las magnitudes relativas a través de las cuales se ha concretado el mencionado proceso han resultado diversas, con un pico positivo de más del 130% en el período 1947/1960, para decrecer siempre a partir de entonces, pasando incluso por un valor negativo de escala marginal de 0,8% entre 1991 y 2001. Pero, lo que resulta de mayor significación, los niveles de participación respecto de los totales de la Aglomeración en cada corte censal han tenido un ciclo de crecimiento entre 1947 y 1970 -respectivamente según valores de 18, 28 y 29%-, para ubicarse en un proceso decreciente con posterioridad hasta el año 2010, respectivamente de 27, 25 y 23%. Y, como consecuencia, esta Corona ha venido explicando niveles muy variables de la dinámica poblacional total de la Aglomeración, que resultaron protagónicos en el período 1947/1960, en que con poco más del 47% lideró a todos los otros agregados jurisdiccionales considerados, para ubicarse siempre en disminución a partir de entonces hasta 2010. Así, en la sucesión de períodos intercensales implicados, las respectivas tasas han sido de 47, 35, 15, 10, y -3%. Debe señalarse particularmente que el período 2001/2010 constituye el escenario de un notorio cambio de sentido, con un valor (positivo) de 21%; también, que la Primera Corona ha superado el nivel de participación de la C.A.B.A. en el universo poblacional regional ya a partir de 1980.

La Segunda Corona, por su parte, ha tenido crecimientos poblacionales absolutos a lo largo de todo el período considerado, que comienzan con valores significativamente menores que los correspondientes a los de la Primera Corona, para homologarse con los mismos ya durante el período 1960/1970, y superarlos muy ampliamente hasta el final del período global considerado. Como consecuencia, los niveles de participación de la población de esta Corona en los de la población regional han sufrido un constante incremento, para llegar a superar a los de la primera, así como a los de la C.A.B.A., durante 1991, y seguir haciéndolo desde entonces. También, como consecuencia de lo señalado, los niveles de participación de esta Corona en la dinámica poblacional global de la Aglomeración han venido explicando a partir del período 1947/1960 niveles de 29, 36, 48, 41, 37 y 30%, liderando entre 1970 y 2010 al de cada uno de los otros conglomerados jurisdiccionales considerados. 

El comportamiento de la Tercera Corona replica en su pauta estructural el de la segunda en relación a la dinámica relativa de su incidencia en el escenario regional. Ha experimentado crecimientos absolutos a lo largo de todo el período considerado. Los mismos, que se iniciaron de forma incipiente a partir de 1947 han adquirido una intensidad tal como para superar a los de la Segunda Corona en el período 1991/2001, aunque tal situación se revirtió durante la década siguiente. Como consecuencia, el nivel de participación de la población de esta corona en el global de la Aglomeración, que resultó marginal hasta 1960, ha llegado al 16% durante 2010, homologándose casi al de la C.A.B.A. Entre 1991 y 2001, la dinámica poblacional absoluta de esta corona ha superado al de la segunda, y explicado casi el 50% de la variación poblacional total de la Aglomeración;

4.  en relación al comportamiento de los (dos) sectores periurbanos considerados debe señalarse como rasgo común el relativo a su crecimiento poblacional absoluto durante todo el período considerado. Más allá de ello, sus mutuas diferencias resultan sustantivas. Así, el Periurbio Cercano se ubicaba en 1947 en condiciones cercanas-representando poco más del 80%- de las de la Segunda Corona en términos de los valores absolutos de sus volúmenes de población; en tal contexto, la incidencia relativa del Partido de La Plata, de casi el 84%, resultaba de carácter excluyente. A partir de entonces, el Periurbio Cercano ha venido ostentando crecimientos poblacionales relativos de escala moderada a todo lo largo del período considerado, que hicieron que su nivel de participación en el universo poblacional regional fluctuase entre poco más del 7% durante 1947 y el 11% durante 2010, cuya variación representa, sin embargo, un nivel nada desdeñable de poco más del 50%. Debe señalarse también que durante el período 1991/2001, el nivel de participación de este Periurbio ha explicado poco más del 30% del crecimiento poblacional regional total.

El Periurbio Lejano, por su parte, ha presentado también, como ha sido señalado, una dinámica poblacional absoluta creciente a todo lo largo del período considerado, aunque de carácter más moderado. Después de atravesar una disminución de casi el 20% en su nivel de participación en el orden poblacional regional entre 1947 y 1980, el mismo se ha desplegado en somero incremento a partir de entonces, al ubicarse en casi el 3,4%  a partir del año 2001;

5.  un indicador extraordinariamente revelador acerca de las pautas de la incidencia relativa en la dinámica poblacional global por parte de cada uno de los agregados jurisdiccionales adoptados es el definido por la relación existente entre el nivel de participación en el crecimiento poblacional (global) en cada período intercensal y el de la participación (poblacional) de los mismos en el total regional en el censo del año base del período de referencia. Ello porque -suponiendo la vigencia de saldos vegetativos homogéneos en cada período en cada uno de los agregados jurisdiccionales considerados de toda la Región-, los valores positivos mayores que 1, y las magnitudes relativas de la mencionada relación expresan la prelación en la capacidad de convocatoria de tales ámbitos en los respectivos períodos a la radicación poblacional de origen migratorio en sus jurisdicciones. Por el contrario, valores menores que 1, así como negativos, y las magnitudes relativas del mencionado indicador, representan la falta de capacidad de convocatoria a la radicación poblacional por parte de los agregados jurisdiccionales considerados. A los efectos sintéticos denominamos a tal indicador “multiplicador poblacional”, replicando aquél otro ya bien establecido conocido como “multiplicador económico”. El análisis de los valores del mismo permite detectar en cada sub-período identidades diferenciales de la jurisdicción y agregados jurisdiccionales considerados, por una parte, así como por otra, comportamientos relativos globales particulares de cada uno de los mismos en la sucesión de períodos intercensales, que pueden sintetizarse de la siguiente forma:

5.a.  la C.A.B.A., como Ciudad Central territorialmente restringida en relación al volumen de su población, ha sido testigo del crecimiento masivo de la Aglomeración por fuera de su propio ámbito jurisdiccional más allá del año1947, cuando todavía participaba de casi el 60% del universo poblacional regional. Como consecuencia, su multiplicador se concretó en valores muy cercanos a cero, o negativos, hasta 2001, en el que se reflejó una significativa pérdida de población a partir de 1991. Como consecuencia, durante el mencionado período el multiplicador poblacional adquirió un valor pico negativo de 0,9. En la década siguiente, una recuperación poblacional moderada se concretó en un homólogo indicador (positivo) de 0,3;  

5.b.  por su parte, la Primera Corona ha concretado en el período 1947/1960 un muy significativo nivel de 2,6, y valores progresivamente decrecientes, aunque mayores que 0,1 hasta 1991. A partir de entonces, el período 1991/2001 es testigo de un moderado      -0,1, que habría de recuperarse en la década siguiente hasta un significativo 0,9;

5.c. como ha sido señalado, la Segunda Corona ha resultado ampliamente protagónica en términos de crecimiento poblacional ya desde 1947, con un valor de 3,3. A partir de entonces ha mantenido valores que, aunque progresivamente decrecientes, se han ubicado hasta el nivel de 1,1 durante el más reciente período intercensal;

5.d. la Tercera Corona ha seguido un proceso homólogo al de la Segunda, aunque en todos los casos a través de valores de nivel todavía más significativo -como 8 en el período 1947/1960-, para culminar con un multiplicador de 1,4 en el período intercensal 2001/2010;

5.e. el Periurbio Cercano, por su parte, ha manifestado una serie de valores crecientes hasta el año 2001, con un muy significativo 3,5, para disminuir a 1,6 durante el período subsiguiente;

5.f. por fin, el Periurbio Lejano ha venido desplegando valores positivos y crecientes, aunque moderados, hasta 2001, en el último caso con un significativo 2,1; a partir de entonces ha retornado al nivel de 1;

5.g. desde el punto de vista de los comportamientos relativos de cada unidad / agregado jurisdiccional a lo largo de cada uno de los períodos intercensales considerados, puede verse que durante el de 1947/1960 se verificó, en relación a la C.A.B.A. y el conjunto de las tres Coronas, una correlación inversa entre “capital poblacional” -la magnitud relativa de población que los habitaba-, y el “multiplicador poblacional” -la potencialidad que desplegaron en relación a su capacidad de convocatoria de nuevos sectores poblacionales-. Así, Tercera, Segunda y Primera Coronas, y C.A.B.A., en ese orden, se ubicaron de manera significativamente decreciente. Durante el mencionado período, los dos sectores Periurbanos tuvieron una participación sólo marginal, aunque  particularmente intensiva, en términos relativos, en el caso del Periurbio Cercano;

5.h. durante el período 1960/1970 se repite en términos cualitativos el escenario señalado en el acápite que antecede, aunque según magnitudes significativamente más restringidas. El Periurbio Cercano comienza a despuntar, en tanto el (Periurbio) Lejano permanece en umbrales de muy baja significación;

5.i. el período 1970/1980 ha sido escenario de una persistencia en el comportamiento marginal de la C.A.B.A., así como de una disminución significativa del multiplicador de la Primera Corona. En tanto, la Segunda, y sobre todo la Tercera Coronas, han desplegado un sentido creciente en su potencialidad de convocatoria de sectores poblacionales. En el mismo sentido, los dos Periurbios resultan por vez primera en la totalidad del período considerado, sedes de incrementos de entidad del multiplicador que consideramos;

5.j. por su parte, durante el período 1980/1991 el multiplicador poblacional regresivo implica nuevamente a la C.A.B.A. y la Primera Corona; la Segunda y Tercera Coronas inician sendos procesos descendentes, aunque a través de valores todavía ampliamente positivos; por su parte, los sectores periurbanos han sido el escenario de incrementos significativos en términos de su potencial relativo de captación poblacional: por vez primera, el Periurbio Lejano supera en 30% el valor umbral de 1;

5.k. el período 1991/2001 reitera el cuadro de comportamientos descriptos en relación a la C.A.B.A. y la Primera y Segunda Coronas de los períodos precedentes. En cambio, la Tercera, así como los Periurbios Cercano y Lejano constituyen los escenarios de valores ampliamente  incrementados del multiplicador, que explican en conjunto por sí mismos el 87,7% del incremento poblacional total de la R.U.B.A. del período;

5.l. por fin, durante el período 2001/2010 se generalizaron los comportamientos negativos o descendentes de los tramos más internos de la Aglomeración -C.A.B.A. y tres Coronas-; por primera vez, el Periurbio Cercano ofrece el mayor valor del multiplicador de todos los agregados jurisdiccionales considerados, y el Periurbio Lejano supera los multiplicadores correspondientes a la C.A.B.A. y la Primera Corona, igualando casi al de la Segunda.



[1] Un análisis más abarcativo relativo a primacía en la red urbana nacional puede verse en: Ainstein, Luis. 2012a. 



           
                 
 
Articulos Anteriores

Marca Verde para Guayaquil 2013-10-26 08:10:22

Vivienda y hábitat: abriendo puertas a la complejidad 2013-10-29 19:10:13

Ciudad Maravillosa, Ciudad Olímpica, Ciudad Negocio 2013-10-29 19:10:22

La planificación urbana, la participación pública y la cuestión social 2013-10-29 19:10:23

Derecho al Espacio Público en Guayaquil 2013-10-29 19:10:17

El Consumo, distracción para el uso del espacio público 2013-11-25 10:11:16

Configuración Territorial de Guayaquil y el Conurbano 2014-02-03 11:02:25

Derecho Urbanístico e informalidad - Algunas notas sobre el caso argentino - PR 2014-02-03 17:02:01

Derecho Urbanístico e informalidad - Algunas notas sobre el caso argentino - SE 2014-02-10 09:02:36

Dinámicas de urbanización difusa de la Región Urbana de Buenos Aires - PRIMER 2014-02-10 10:02:05

Derecho Urbanístico e informalidad - Algunas notas sobre el caso argentino - TE 2014-02-17 08:02:28

Dinámicas de urbanización difusa de la Región Urbana de Buenos Aires - SEGUND 2014-02-17 09:02:01

Potencializar zonas rurales agrícolas. Caso Jing-Liao, Taiwan 2014-07-03 10:07:20

Delimitación Territorial del Gran Guayaquil 2015-10-13 10:10:50

Arboles caídos de la Planificación Urbana 2016-01-05 08:01:30

Las inundaciones en Guayaquil y lo que falta por aprender 2016-01-21 11:01:24

Intervención de Inmuebles Multifamiliares en Guayaquil con una mirada arquitect 2016-03-29 11:03:34

Creación de una Nueva Centralidad Urbana en la Ciudad de Guayaquil: Centro de C 2016-04-04 13:04:56

De la ilusión del transporte sustentable a la no planificación en el Ecuador 2016-07-26 10:07:23

Pokemon Go y el uso del espacio público 2016-08-05 12:08:24

La Música y el Urbanismo Guayaquileño 2016-09-19 11:09:09

El significado del NO al Acuerdo de Paz en Colombia 2016-10-03 11:10:38


 
 
Inicio         LASE         Actividades         Editoriales         Artículos         Galería         Contáctenos
LASE Copyright © 2013 All rights reserved.